Entradas

CÍA: ERES IGUAL QUE TU MAMA : “Amar” (21 y 22/04/18)

“Intensidad”
La compañía mallorquina “Eres igual que tu mama.” aterrizó en la Sala Utopian Aretoa, con una propuesta llena de belleza y dolor. El actor Simón Mercado y el contrabajo Nadir Zamora expusieron el dolor de una madre que esperaba que la mar trajera a la orilla el cadáver de su hijo. La obra, nace, como muchas de Lorca, de una noticia del periódico. En la época de la dictadura chilena, los militares tiraban al océano, desde aviones, a los presos políticos. La noticia explicaba como una madre iba todos los días a ver si la marea traía el cuerpo de su hijo y el grito de esa madre al pueblo chileno por la permisividad de sus ciudadanos ante semejante atrocidad. Al actor, director y dramaturgo de “Amar”, esta noticia le inspiró un texto donde él, asume la figura de la madre. Solo una larga falda negra y su torso desnudo, nos lleva al imaginario de que un hombre, representa a esa madre llena de dolor por el arresto y asesinato de su hijo. El colmo del dolor es no tener su cadáver. Simón comienza el monólogo en el punto más álgido del dolor de la madre. El contrabajo, su compañero de penurias y llantos le acompaña en manos de Nadir y bajo la dirección musical de Mercedes Ruiz de Peralta de forma excepcional. Al público le emocionó, ver a un actor y un músico contando , con la verdad de sus emociones, esa historia tan cruel, que nos pone en contacto con las atrocidades que los seres humanos podemos ejercer sobre otros seres humanos. Un trabajo hecho desde el corazón, pero que adolece de progresión dramática. La historia empieza en el punto más álgido y sostener tanto dolor en tres cuartos de hora , donde plásticamente es muy bello , pero no hay nada más que descubrir a nivel de trama, resulta un poco demasiado. Solo ese pero, se le puede poner a la obra: “Amar”.

Arantxa Iurre

RUBIK “Nº IV La fiesta de la vida se celebra de diversas formas” (18/03/18)

“Torbellino de nostalgia con sonrisa”
Cuando terminó la obra el público llevaba una sonrisa en los labios y una conversación:” ¿Tú tienes pueblo?” Esta pregunta parecía diferenciar la comprensión más ó menos profunda del mensaje de Nº IV “La fiesta de la vida se celebra de diversas formas”. Para, el público joven, parecía ser un dato importante. No lo sé, yo tengo pueblo, (puede ser que si no lo tuviera lo que sentí hubiera sido otra cosa, nunca lo sabré) y lo que vi en escena con un lenguaje de teatro físico y una dramaturgia conceptual fue precioso. La Cia Rubik me transportó a esas fiestas de agosto de mi pueblo. Identifiqué cada momento: las borracheras, los momentos románticos de las verbenas, los toros, los sorteos de las tómbolas. Sus intérpretes formados en teatro físico: Juanjo Herrero y Estitxu Zaldua, nos divirtieron y nos empañaron los ojos de belleza en sus movimientos. Rubik es una compañía con un buen hacer, que trasmite pasión y rigor por su línea de trabajo. La luz fue perfecta, creando ambientes, sin sobresalir pero acompañando a la dramaturgia. La calidad actoral y de movimiento de sus dos interpretes impecable. Un disfrute para los sentidos.

Arantxa Iurre

“PARADIGMA” (25/02/18)

“Paradigma” prometía pero…

La Cía Bea Insa visito Utopian el domingo 25 de febrero desplegando en los primeros 15 minutos una potente “conversación por móvil” que ponía al descubierto un fraude farmacéutico para la depresión posparto. Un alegato sobre el poder mafioso de las farmacéuticas donde la actriz protagonista, Bea Insa, nos sedujo por su buena interpretación. Fue un comienzo contundente, donde drogas, alcohol y amenazas nos mantuvo atentos y con ganas de saber que le iba a ocurrir a la periodista. Pero según avanzaba la obra, la dramaturgia de Angel Mirou se iba diluyendo en una escena intermedia que al final, solo sirvió para recoger los destrozos de la ira del primer personaje y un final que nos dejó con interrogaciones sobre el desenlace. Los audiovisuales entre escenas, interesantes 10 segundos, se alargaban para servir como cambios de vestuario de la actriz y no estaban integrados como parte de la dramaturgia. “Paradigma”, prometía pero al final no conseguimos saber a dónde nos quería llevar. Buenas mimbres para una obra, que no llegó a conseguir una unidad en la dirección escénica y la dramaturgia.

Arantxa Iurre

KATASTROFEN!: Neopreno (11/03/18)

“Filosofía de vida a ritmo de carcajada”

Simpleza máxima, en cuanto a escenografía y vestuario, mezclado con profundidad en la propuesta de la compañía Kastastrofen con su obra: “Neopreno”. El domingo, en la Sala Utopían Aretoa, aparecieron dos actrices que quisieron romper los moldes, a golpe de carcajada, con los que el sistema nos está construyendo las cabezas, para su solaz beneficio. Ese buenísimo y correctas formas, que van conformando un pasillo estrecho en nuestras cabezas pensantes, que ya se sienten acorraladas por cualquier pensamiento, y no digamos acción, de cualquier hecho que ocurre. Un buenísimo, mentiroso, que esta sustituyendo a la labor que tenazmente hacia antes la religión.
Con humor absurdo, La Cia Katastrofen nos iba contando, a través de una conversación de dos mujeres, embutidas en trajes de neopreno, y sentadas en dos hamacas playeras, la corrección a la que nos “debemos” y la “trasgresión” que nos aflora e intentamos aplacar. En la escasa hora que dura el espectáculo, pensábamos y reíamos, hasta las lágrimas, al mismo tiempo que nos tentaban a transgredir tanta mentirosa corrección. Por otra parte, este sistema “maravilloso” en el que vivimos, y que últimamente se dedica a censurar al arte y protegernos con leyes paternalistas, a los espectadores que estuvimos viendo “Neopreno”, nos dio oxigeno para poder enfrentarnos a él. Durante la escasa hora que duró la representación, Katastrofen, reflejó la función del teatro: cuestionar la sociedad, preguntarte el mundo que vives. El público que asistimos salimos con una sonrisa en la boca e incitados a seguir al “trasgresor” que todos llevamos dentro y sacar la lengua a esa hipocresía vestida de buenísmo. Un placer. Esperamos con impaciencia, mas obras, de estas dos creadoras que forman la Cia Katastrofen, Leire Olaran y Jone García.

Arantxa Iurre

Despierta! Retablos de la vergüenza 17/02/18

El pasado sábado 17 de febrero, la Sala Utopian Aretoa acogió de nuevo la obra “Despierta! Retablos de la vergüenza”, una producción de Tepsis Teatro.

Ésta comienza en la entrada a un museo, con el recibimiento de la guía Lavinia, encargada -durante una hora repleta de sensaciones intensas- de hacer un recorrido detallado sobre las diferentes obras de la artista expositora. El museo se organiza por rincones, que se van entremezclando con el paso de la obra. Cada uno cobra vida con una historia diferente. Cada uno con su retablo. Pero todos con el mismo mensaje de fondo: Despierta!.

Una puesta en escena muy completa, que encuentra diferentes maneras de transmitir mediante el arte, incluyendo al público en el espacio de interpretación. Todo esto expresado audiovisualmente desde sensaciones completamente diferentes, que hacen que el público conecte con el personaje y con su historia.
Reír, llorar, avergonzarse de uno mismo, sentir rabia e impotencia. Sentirnos –tan de cerca- cómplices directos de historias que en nuestra sociedad se han normalizado. Despertar de la pasividad, de lo que no queremos ver.

Eva Laorden

AC-NUN: Un ciprés en un desierto (11/02/18)

“Entre dos puertas: Una reflexión”
Desde Gasteiz, llegó a la Sala Utopian Aretoa, dentro de su programación mensual, Zurrunka Teatro. Una puesta en escena simple pero efectiva y cuidada. En el escenario: dos puertas, una mesita con una lámpara, un atril con un libro, una mesa con un ajedrez, un vaso, una botella y una silla. En la entrada de una de sus puertas un cesto profundo donde el personaje que entra deja todo sus objetos de vida. “AC-NUN: Un ciprés en un desierto”, es una apuesta por el teatro del absurdo con un texto escrito, dirigido e interpretado por Mikel Larrea y Eñaut Gorbea. Parten de improvisaciones y de “reflexiones frente a la chimenea” para organizar textos y propuestas de ensayos. Se dan algunas repeticiones de formato de gags que a veces se hacen previsibles, algún desajuste en la relación de los personajes, que parecían conocerse y no se conocían (el compañerismo de la realidad empañaba la relación social de los personajes), un mirar al espectador, que algunas veces no sabíamos si había cuarta pared o no. Dirigir e interpretar tiene su precio. Pero estos desajustes no nublaban la necesidad de querer decir, por parte de la compañía, de buscar, en clave de humor, una manera de cuestionar porqué vivimos de esta manera, porqué el miedo nos paraliza. El público salió contento, agradeciendo no haberse dejado llevar por la pereza y haber asistido a una propuesta de donde ha salido feliz de repensarse. “AC-NUN -Un ciprés en el desierto”, se estrenó en mayo del 2017 y ya cuenta con Festivales importantes como el de Araia y actuaciones que respaldan su profesionalidad en la propuesta.
Arantxa Iurre
Trailer: